Arqueólogos británicos sacan a la luz los restos de una cantina romana, donde los antiguos pictos y los legionarios romanos, destinados en Angus, habrían compartido una jarra cerveza.


Muro de Adriano
Cérdito: Wikipedia

Parece ser que el descubrimiento aporta nueva información que apoya la teoría de que a pesar de ser enemigos jurados, pictos e invasores romanos pudieron convivir juntos. El “pub” inglés fue descubierto extramuros de la fortaleza de Stracathro, cerca de Brechin. En las estribaciones del Imperio Romano, en la línea de torres y bases militares que se extendía hacia el Sur a Doune, cerca de Stirling. La fortaleza fue descubierto a partir de fotografías aéreas tomadas en 1957, que mostraron evidencia de torres defensivas y las zanjas de protección. Se cree que se puede tratar de un asentamiento del año 70 d.C., unos 50 años antes de la construcción del Muro de Adriano.


Los responsables de la excavación encontraron el pub romano en un “vicus” o pequeño asentamiento civil. Parece ser que se trata de una gran habitación cuadrada, el equivalente de un bar público, que daba a una zona pavimentada, no muy diferente de un jardín moderno. También se ha encontrado el pico de una jarra de vino. 


La Dra. Birgitta Hoffmann, co-director del Proyecto, dijo: «Los fuertes romanos del sur de la frontera contaban con asentamientos civiles que proporcionaban todo lo necesario a los soldados: compañía masculina y femenina, tiendas, bares y casas de baño”. “Era un servicio muy útil, pero en los asentamientos Escocia no se suelen encontrar porque era demasiado peligroso”. «No esperábamos encontrar un pub aquí”. «Esto demuestra que los romanos y la población local tenían mejores relaciones de lo que pensábamos. Es posible que vivieran aquí en armonía».


Fotograma de «La legión del Águila»

Stracathro albergó varias unidades del ejército romano, tal vez un total de alrededor de 700 hombres. Fue abandonado por el 90 d.C. cuando los romanos desocuparon todas sus fortificaciones al norte del río Forth. Este descubrimiento pone en duda la idea de que había un estado permanente de conflicto entre los pictos y los romanos. Una imagen popularizada por la historia de la Novena Legión, la unidad romana aniquilada tras marchar hacia Escocia en 117 d.C. en una misión para acabar con las hordas bárbaras del norte de Britania. Pero los descubrimientos más recientes podrían poner en duda esta teoría, especulando con la posibilidad que los habitantes, de lo que los romanos llamaban Caledonia, gracias al comercio de cerveza, vino, carne de cordero, el aceite de oliva y los artículos de metal y vidrio favorecieran los negocios y las relaciones con los nuevos invasores. Dra. Hoffmann agregó: «Se trata de  una frontera romana. La gente sabía que si robaban el ganado a los romanos el castigo sería severo, pero si se ajustaban a sus normas la gente podría llegar a hacerse rica trabajando con los romanos”.

Fuentes: express.co.uk, scotsman.com