El yacimiento arqueológico de Sosteli, en Vest-Agder County Noruega, ofrece pruebas sólidas de que los agricultores vikingos cultivaban activamente cannabis. Según un análisis reciente el cannabis encontrado en el complejo podría fecharse entre el 650 d.C. y el 800 d.C.
El yacimiento de Sosteli
Crédito: sciencenordic
Y aunque no se trata del primer signo del cultivo de cáñamo descubierto en Noruega, si es cierto que parece ser el hallazgo más extenso hasta el momento.
«Los otros casos, encontrados hasta ahora, se limitaban a hallazgos individuales de granos de polen«, dice Frans-Arne Stylegar, arqueólogo noruego.
Sosteli se encuentra alejado de los grandes centros de población vikinga, donde se han realizado otros hallazgos de cannabis. El cáñamo es la misma planta que el cannabis o la marihuana. Pero nada hace indicar que los vikingos cultivaban la planta para uso de la nobleza. Lo más probable es que se cultivara para la fabricación de textiles y cuerdas. El material analizado, que volvió a surgir por casualidad, nace de un proyecto de investigación noruego-danés en Sosteli en la década de los años 40 y 50.Los científicos tomaron muestras de polen de un pantano cercano a la excavación original.
Catherine Jessen
Crédito: sciencenordic
«Las muestras habían sido olvidadas, así que fue muy emocionante para mí descubrirlas de nuevo«, dice Catherine Jessen del Museo Nacional de Dinamarca. Stylegar y Jessen presentaron su descubrimiento recientemente en la revista ‘Viking’. Jessen, geóloga experta en el muestreo de polen, dice que la turbera donde se tomaron las muestras ha sido drenada. La turba es ahora mucho más seca, y las posibilidades de hacer un descubrimiento similar en la actualidad serían muy limitadas. Los científicos noruegos creen que los agricultores vikingos colocaban las plantas cosechadas en las ciénagas para su conservación. Esta sería la forma más fácil de mantenerlas húmedas, facilitando así la extracción de las fibras posteriormente. Los investigadores rechazan la posibilidad de que se tratase de plantas silvestres. Para los expertos se trata de cáñamo cultivado.
«No sabemos si el cáñamo podría haber sido utilizado como un medicamento. La mayor parte fue probablemente utilizado en la producción textil «, dice la arqueóloga Marianne Vedeler, del Museo de Historia Cultural de Oslo, experta en textiles de época vikinga.
El yacimiento de Sosteli
en la década de los 50
Crédito: sciencenordic
Al igual que el lino, la fibra de la planta de cannabis se puede utilizar para la fabricación de ropa y otros productos textiles. El cáñamo, por supuesto, también se ha utilizado para la producción de cuerda en tiempos no tan lejanos.
«El cáñamo tiene una fibra que puede ser usada como el lino, pero es un poco más grueso» explica Vedeler.
El reto para los arqueólogos es establecer cuán común era el uso de este tipo de textiles. Ya que tanto los tejidos hechos de cáñamo como los de lino tienden a una rápida putrefacción, por lo que rara vez se encuentran bien conservados.  Los arqueólogos conservan más datos sobre el uso de la lana, ya que sus fibras se preservan mejor que las fibras vegetales.
Fuente: sciencenordic
En colaboración con iHistoriArte| Dave Meler
Síguenos también en: FacebookTwitter o Google+