Crédito:marenostrum

Crédito:marenostrum

La provincia de Barcelona es mucho más que la ciudad Barcelona. Obviamente, todo el mundo conoce la capital de Cataluña y sus innumerables atractivos, que cada año atraen turistas de todo el mundo, quienes eligen Barcelona como destino de sus vacaciones – un fin de semana dedicado al arte, unos días de vacaciones de sol y playa, o un período de vacaciones más largo, dedicado al descubrimiento del inconmensurable y variado patrimonio artístico y monumental de la ciudad, o disfrutando de su intensa vida nocturna y de su amplia oferta de ocio y diversión.

Costa de Maresme Crédito:bttmont

Costa de Maresme
Crédito:bttmont

Pero los viajeros que todavía no han decidido cómo organizar sus próximas vacaciones de verano, pueden considerar también la opción de alojarse en una de las localidades del litoral de la provincia de Barcelona: más de 100 kilómetros de costa, con el Maresme en la parte septentrional, el barcelonés al centro y la famosa Costa del Garraf en la parte meridional del litoral de la provincia.

El Maresme es una región entre mar y montaña, caracterizada por paisajes variados e idílicos, que incluyen las montañas del Parque del Montnegre y el parque de la Serralada, que se extiende junto al mar, en la misma zona donde se producen los vinos de denominación de origen Alella. En esta estrecha franja de tierra, entre la Costa Brava y Barcelona, se encuentran numerosas localidades perfectas para los amantes del turismo de sol y playa. Un ejemplo es Sant Pol de Mar, que cuenta con un sugestivo caserío blanco a orillas del mar, antiguas casas de pescadores e importantes muestras de arquitectura modernista, como la Escuela Pública y el Can Planiol. La importancia del patrimonio modernista de la zona – con destacados ejemplos en Argentona, Mataró y Canet de Mar – queda a testimonio de la época en la que la burguesía barcelonesa había elegido el Maresme como centro de veraneo, a comienzos del siglo XX.

Costa de Garraf Crédito: Sientebarcelona

Costa de Garraf
Crédito: Sientebarcelona

La Costa del Garraf, en cambio, se extiende al sur de Barcelona, a lo largo de un litoral caracterizado por kilómetros de playas de arena dorada. Entre las localidades más conocidas destaca Sitges, que también cuenta con  importantes muestras de arquitectura modernista. Sitges ofrece infraestructuras turísticas y servicios de alta calidad: urbanizaciones de lujo, campos de golf e instalaciones náuticas se unen a la calidad de sus aguas y a los 4 kilómetros de playas de arena blanca. Además, en el núcleo urbano se encuentran varios edificios y lugares de interés, como  la Casa de la Vila, el Palau Maricel y la casa taller de Santiago Rusiñol.

En cuanto al alojamiento, para encontrar de forma rápida y simple la mejor solución, se pueden consultar páginas web especializadas. Por ejemplo, HouseTrip es una de las herramientas más útiles para los turistas que prefieren alojarse en un apartamento, para disfrutar de un ambiente más acogedor y todas las comodidades de una casa. HouseTrip pone directamente en contacto quien busca una casa de vacaciones con los propietarios de pisos, dando también la oportunidad de consultar las opiniones de los que ya se alojaron en el apartamento.

Fuentes| Testo original de Javier Escayola, sientebarcelona, bttmont, marenostrum

En colaboración con iHistoriArte| Javier Escayola

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse