Glaciar de Noruega

Crédito: LiveScience

El cambio climático en el planeta es un gran problema e incluso un enemigo de la arqueología, pero en raras ocasiones se convierte en un gran aliado, como en este caso. El deshielo de uno de los glaciares de Noruega ha puesto de manifiesto la presencia de varios útiles de caza con más de 5400 años de antigüedad. Se trata de un arco y varias flechas empleadas por cazadores de renos.

Flechas neolíticas

Crédito: LiveScience

El descubrimiento pone de relieve los efectos preocupantes del cambio climático, dijo el autor del estudio, Martin Callanan, un arqueólogo de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

En realidad es un poco desconcertante que algo tan antiguo esté saliendo a la luz en este momento” comentó Callanan. “Esto nos dice que hay algo que está cambiando.”

Callanan y sus colegas pasan cada verano haciendo senderismo por las laderas y montañas de Trollheim y Dovre, a unas pocas horas al sur de Trondheim, Noruega. Investigan y estudian las manchas de nieve en la zona, en busca de artefactos arqueológicos. En este tramo montañoso de 1,900 metros sobre el nivel del mar, tan sólo en las elevaciones más altas la nieve prevalece durante todo el año.

Arco Neolítico

Crédito: LiveScience

El deshielo acabó revelando un antiguo arco y varias flechas que habían estado sepultadas la nieve durante siglos. El arco está hecho de un tipo común de olmo que crece en altitudes más bajas a lo largo de la costa noruega. Las flechas con punta de pizarra poseen astiles realizados en tipos de madera. Los análisis han revelado que el arco neolítico tenía unos 3.800 años de edad, mientras que las flechas más antiguas alcanzaban los 5.400 años de antigüedad. Los cazadores de la Edad de Piedra seguramente emplearon estas herramientas para la caza de renos en la zona, ya que estos animales pasan largas temporadas durante el verano a elevadas altitudes. La montaña sirve de refugio a los animales de los molestos insectos y los parches de nieve permiten a estos mamíferos mantenerse frescos. Estos hábitos convertirían a los renos en presa fácil para los cazadores neolíticos según Callnan.

Nadie sabe exactamente quién dejó aquí estos antiguos instrumentos de caza, pero el arco y las flechas tienen un diseño muy similar al de otras herramientas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia en otros paisajes gélidos, como el Yukon.

Encontrar este tipo de herramientas bien conservados es raro, dijo James E. Dixon, arqueólogo y director del Museo Maxwell de Antropología de la Universidad de Nuevo México, que no participó en el estudio. “Es uno de los raros atisbos que tenemos para este periodo de tecnología de tiro con arco“. Sin embargo, aunque el hallazgo en sí es impresionante, el cambio climático que lo causó es malo para la arqueología. “Por cada artefacto que nos encontramos, hay probablemente cientos, tal vez miles, que se pierden y son destruidos para siempre.

Fuente| LiveScience

En colaboración con iHistoriArte| Redacción

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse