Un grupo de investigadores clasificó 30 especies, las cuales guardan cierto grado de parentesco con emblemática tortuga de las Islas Galápagos.

Un equipo científico halló en el volcán Wolf, ubicado en la Isla Isabela (Ecuador), una tortuga gigante que compartiría linaje con el ‘Solitario George’, un quelonio gigante y único en su especie que murió en junio de 2012.

El ejemplar guarda la genética de la extinta especie’ Chelonoidis abingdonii’. La expedición duró 10 días, tras lo cual los investigadores volvieron a la Isla Santa Cruz con 29 tortugas gigantes híbridas con linaje de la especie ‘Chelonoidis niger’ y una tortuga más, la cual llamó la atención de los científicos por poseer una alta carga genética de la extinta especie.

solitario george
Crédito: W. Commons

Posible descendiente directo del Solitario George

Esta última es una hembra joven, de la que se presume podría ser una descendiente directa de un individuo puro, el cual posiblemente aún habite en algún lugar de la isla. Ello fue informado por el Parque Nacional Galápagos (PNG), encargado de vigilar y proteger el frágil ecosistema del archipiélago.

La expedición se realizó en el marco de la ‘Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes’, programa auspiciado por Galapagos Conservancy y el PNG. En total, el equipo estuvo conformado por 45 personas, entre guardaparques y científicos, los cuales formaron grupos y recorrieron cerca de 200 kilómetros cuadrados.

Investigación de la especie

El equipo recogió cerca de 50 muestras de sangre de tortugas localizadas por primera vez. Para hacerles un seguimiento, se les colocó un microchip de identificación. El objetivo de la incursión fue realizar un análisis genético para investigar la especie, sobre todo si se toma en cuenta que en el entorno del volcán Wolf habita una gran familia de individuos híbridos y otras especies que se consideraban extintas.

Las 30 tortugas localizadas fueron llevadas al Centro de Crianza ‘Fausto Llerena’, en la isla Santa Cruz, para sumarse al programa de reproducción en cautiverio. Por su parte, para la tortuga que se cree tiene parentesco con George, el equipo científico aún definirá qué acciones tomará.

Solitario George
Crédito: unsplash

Según indica Patricia Moreno, conocedora de la industria de productos alimenticios sanitarios para animales y redactora para la sección de Mascotas de Monederosmart, las tortugas necesitan de un espacio adecuado y del ambiente propicio cuando se encuentran en cautiverio. Tal como un tortuguero constituyen una réplica de su hábitat natural, las tortugas recolectadas requieren de iluminación, alimentación y todos los elementos necesarios para que el programa de reproducción sea un éxito.

El caso del Solitario George es especial, pues se convirtió en un emblema del lugar y recibió todo tipo de cuidados, aunque fracasaron todos los intentos para que tenga descendencia. Tras su muerte en 2012, su cuerpo fue congelado a 50 grados bajo cero. En 2013 se le aplicó un proceso de taxidermia en Estados Unidos y en 2017 regresó a Ecuador para ser exhibido en un lugar especial. Desde su descubrimiento en 1971, fue puesto bajo los cuidados del Centro de Reproducción y Crianza de Santa Cruz.

Autor | Elena Quezada

Imágenes | Unsplash, W. Commons