El origen de la I Internacional se remonta a movimientos radicales como el cartismo o el socialismo utópico cuyo punto culminante había sido La Primavera de los Pueblos.

A partir de ese momento Londres se convirtió en un refugio de continentales de diversas ideologías. No se puede decir que antes de 1864 no hubiera agitaciones sociales, sin embargo el movimiento obrero se verá ralentizado por la represión ejercida por los gobiernos liberales, el crecimiento económico y el aumento de la riqueza.

Desde finales de los años 40´ los sindicatos ingleses y franceses se van a convertir en el germen del movimiento sindical de la I Internacional

Se iniciarán contactos a partir de la Exposición Internacional de Londres entre estos grupos y los emigrados políticos (La Liga de los proscritos de París) que irán madurando y gestando la I Internacional.

A pesar de los tópicos, la I Internacional es un movimiento precario y heterogéneo debido al desigual crecimiento económico de los países europeos. Unido al papel que desempeña en el proceso de industrialización y organización obrera. Hace que la I Internacional carezca de una ideología común desde sus comienzos.

Existirá una fractura entre los seguidores de Marx (autoritatios) y los de Bakunin (no-autoritarios). Y a esto se unen disputas en otras ideologías como: anarquistas, reformistas, owenistas, saint-simonistas, fourieristas, agitadores…

Pero todos estos movimientos obreros tienen en común el ansia de revancha contra la burguesía que les dejó en la estacada durante las revoluciones del 48.

La primavera de los pueblos | I Internacional
Crédito W. Commons

La I Internacional es una respuesta a esta traición, al nacionalismo burgués y al belicismo creciente.

En conclusión podemos definir el internacionalismo como un movimiento obrero y anti-burgués.

Tras la Exposición Internacional de Londres, los sindicalistas ingleses invitarán a sus coetáneos franceses a unirse en la manifestación a favor de la independencia de Polonia. Franceses e ingleses van a liderar estos primeros pasos del movimiento obrero internacional.

Y en 1864 en un mitin en el Saint Martin Hall los sindicalistas franceses propondrán la creación de secciones propias en cada país dirigidas desde un Comité Central encargado de elaborar los estatutos de la organización.

En un principio la Internacional contará solo con cinco secciones: francesa, inglesa, italiana, alemana y polaca.

Pero Marx jugará un papel importante en la cohesión de las distintas ideologías, creando un programa y unos estatutos capaces de satisfacer a los distintos grupos.

El resultado será el mensaje inaugural de noviembre de 1864, aceptado de forma provisional por el Comité Central. El documento se ratifica en 1866 como declaración de principios.

La primavera de los pueblos I Internacional
Crédito W Commons

El fin último de la Internacional debía ser transformar el sistema de relaciones económicas capitalistas:

“Mientras la riqueza crece, el obrero vive en condiciones paupérrimas”.

Marx parte del estudio de las condiciones de vida y de trabajo de los obreros.

Todo ello queda reflejado de forma moderada en el discurso inaugural, destinado a sindicalistas de diverso nivel cultural, con la intención de que fuera aceptado por todas las secciones.

Marx describió las condiciones económicas de la Gran Bretaña de 1830, y como la clase obrera había sido excluida de las mejoras de la calidad de vida. En su disertación afirma que el sindicalismo y el cooperativismo deben ser instrumentos de la emancipación obrera.

Sabías que… Marx también es el autor de textos como El manifiesto comunista (1848), El 18 Brumario de Luis Napoleón Bonaparte, Crítica de la economía política (1858). Escritos en el contexto de las revoluciones de 1848, la llamada “Primavera de los Pueblos”.

El análisis marxista parte del materialismo histórico, según el cual existen unas bases materiales que son la estructura fundamental para comprender el desarrollo histórico de la sociedad.

Posteriormente durante el estalinismo se llegará a afirmar que las bases materiales determinan la superestructura del Estado, pero Marx nunca llegó a decir esto. Y autores como Hosbsbawm o Thompson renovarán el marxismo afirmando que esta superestructura tiene margen de maniobra.

Autor | Dave Meler

Imágenes | W. Commons

No olvides suscribirte a nuestra newsletter si quieres recibir más artículos como este. Y si te ha gustado déjanos tus comentarios.