Arqueólogos daneses creen haber encontrado los restos de la mítica ciudad vikinga de Sliasthorp, junto a la bahía de Schleien el norte de Alemania, cerca de la frontera danesa.


Crédito: nordicescience
Según textos conservados del s.VIII, la ciudad sirvió como centro de poder de los primeros reyes escandinavos. Sin embargo los historiadores habían puesto en duda su existencia. Este asombroso descubrimiento podría aportar veracidad a las leyendas escandinavas.

«Esto es enorme donde quiera que uno cava, encontramos casas”, dijo Andrés Dobat, profesor de arqueología prehistórica en la Universidad de Aarhus.»Y las casas que se han desenterrado hasta la fecha se encuentran llenas de: perlas, joyas, piezas de vidrio roto, hachas, llaves y puntas de flecha.»

Los hallazgos apoyan la interpretación de los arqueólogos según la cuál: la ciudad pertenecía a la élite de los vikingos y funcionó como un centro estratégico militar.
«Tanto Dannevirke y Hedeby  ‒dos de los mayores monumentos del mundo de la época vikinga– podrían haber sido controlados desde este lugar», dice Dobat. «Todavía no somos plenamente conscientes de lo importancia de este sitio. Sin embargo, las excavaciones ya nos han dado una perspectiva completamente nueva sobre muchas cosas, incluyendo la organización militar en la época de los vikingos y la naturaleza de las primeras ciudades en Escandinavia.»


Bahía de Schlei
Crédito: nordicescience
Una de las primeras fuentes escritas para la historia de Dinamarca: Los Anales Reales Francos del 804, establecen que Sliasthorp desempeñó un papel importante en la época vikinga. La situación estratégica donde se ubicó Sliasthorp es privilegiada: erigida a escasa distancia de la fortificación de Dannevirke, hacía posible la llegada de refuerzos en caso de un ataque del Imperio Carolingio. Situada en la bahía de Schleilos barcos vikingos podían transportar fácilmente personal, alimentos, mercancías y armas hasta la ciudad.

El rey Godofredo, es el primer rey danés del que se tiene constancia con seguridad, según Los Anales Reales Francos, que detallan las relaciones de poder con los pueblos lindantes con el Imperio Carolingio. Godofredo controlaba no sólo lo que hoy conocemos como Dinamarca, sino que jefes tribales leales a su persona afianzaban su poder en Jutlandiay quizás también en el sur de Noruega.


La población de la ciudad oscilaba continuamente, según las necesidades de artesanos y soldados en la zona, así como de la presencia del rey en la ciudad. Tan sólo un grupo selecto de la elite vikinga vivía en Sliasthorpdurante períodos prolongados. Dobat reconoce que la mayoría de las casas de la ciudad sólo se utilizaron unas pocas semanas al año. A veces había 100 personas en la ciudad, otras veces quizá más de 1.000.

«Hablamos de tiempos pre-cristianos. Es presumible que las personas se reunieron en las casas cuando había fiestas de sacrificio, reuniones políticas, entrenamientos militares o si algo estaba pasando en Dannevirke.”


Sliasthorp, que era del tamaño de 14 campos de fútbol, ​​era mucho más pequeño que la cercana Hedeby, del tamaño de 50 campos de fútbol.

Crédito: nordicescience
Los arqueólogos han encontrado hasta ahora más de 500 objetos de metal en la ciudad, incluidos los equipos de joyería, montar a caballo y armas, como cuchillos y puntas de flecha. Hay alrededor de 200 casas en el yacimiento. Estas casas fueron utilizadas como residencias estacionales. También se han descubierto: una gran casa comunal y diez un poco más pequeñas.

«Los artesanos, el mercado y todas las labores industrales estaban ubicadas en una ciudad: Hedebey. La élite: los líderes religiosos y los militares, se habían retirado a Sliasthorp.” Nos informa Dobat.


Crédito: nordicescience
Las primeras investigaciones están revelando una anatomía muy particular de las primeras ciudades vikingas, que difieren en exceso de la concepción medieval de las mismas. Las primeras hipótesis hacen indicar que, la ciudad recién descubierta, podría haber sido el lugar desde donde se planeó la ciudad comercial de Hedeby y la fortaleza de Dannevirkepara asentar el control de la zona.

A finales de este verano, el equipo, que también está formado por arqueólogos de las universidades de Harvard, Cambridge y París, viajará de nuevo a la excitante área, a unos 30 kilómetros al sur de la frontera danesa-alemana.

Fuente: sciencenordic