Recuperan en Alemania, 69 años después, los cuerpos de la tripulación perdida del Bombardero Lancaster. Derribado durante de la II Guerra Mundial.


Escudo de la RAF
Crédito: Wikipedia
Los cuerpos de los aviadores británicos fueron descubiertos junto a los restos del bombardero de la RAF. Historiadores alemanes con la ayuda de un testigo que vio el accidente de avión en su regreso de una incursión durante la Segunda Guerra Mundial.

Los investigadores localizaron el lugar del siniestro cerca de Frankfurt. 

El motor Rolls Royce y el tren de aterrizaje del bombardero Lancaster salieron a la luz junto a “cientos” de fragmentos de huesos humanos en lo que habría sido la cabina. Aunque el proyecto no ha estado exento de polémica, ya que algunos vecinos no entendían porque historiadores alemanes dedicaban sus esfuerzos por recuperar los restos de aviadores británicos que habían bombardeado sus ciudades.


Uwe Benkel, director de la búsqueda, afirmó que se sentía obligado a encontrar a los desaparecidos. Y poder llevar así consuelo a sus familias, que no sabía nada de cómo o donde murieron sus seres queridos. Algunos de los familiares han mostrado su gratitud a los historiadores. Y albergan la esperanza de poder enterrar a sus seres queridos, por fin, siete décadas después de su muerte.

Benkel, de 51 años, dijo: “Mucha gente no podía entender lo que estábamos haciendo y dijeron cosas cómo: ‘¿por qué desenterrar aviadores británicos que bombardearon nuestras ciudades y mataron a nuestra gente?’. Nuestra opinión es que eso pasó hace 70 años. Nosotros investigamos sobre los desaparecidos sin hacer distinción sobre si son alemanes o británicos. Eran hombres jóvenes que lucharon y murieron por su país por lo que se merecen un entierro digno.”


Foto de una de las tripulaciones de la RAF
Crédito: Wikipedia
La tripulación la componían siete hombres: piloto Alex Bone, ingeniero de vuelo de Norman Foster, navegante Cyril Yelland, operador inalámbrico Raymond White, bombardero Raymond Rooney,  artillero aéreo Ronald Cope y artillero aéreo Bruce Watts. Fallecidos en abril de 1943.


El ED427 Lancaster fue uno de 327 bombarderos que participaron en la incursión sobre Pilsen, Checoslovaquia. A su regreso a su base en RAF  en Fiskerton, Lincs, fueron derribados por el fuego de la artillería antiaérea alemana.


Peter Mengesvio el avión en llamas antes de estrellarse en un campo a las afueras de la aldea de Laumersheim, cerca de Frankfurt. El bombardero estalló en una bola de fuego al tocar suelo. Fue uno de los 36 aviones que no pudieron regresar aquella noche a Gran Bretaña.

El impacto creó un gran cráter en el suelo. Se cree que el ejército alemán recuperó los cuerpos del sargento Cope y el piloto canadiense Watts. Que fueron enterrados. Al finalizar la Guerra, el Ministerio del Aire británico, trató de localizar el lugar del siniestro, para recuperar los cuerpos de los soldados, pero sin éxito.

Runnymede Memorial
Crédito: Wikipedia
Se asumió que el bombardero cayó en el mar y los nombres de su tripulación se incorporaron al Runnymede Memorial en Surrey, junto al de 20.000 soldados sin tumba conocida.


Benkel, comenzó a investigar accidentes de aviones militares hace 25 años, y ahora dirige un grupo de recuperación voluntaria que ha analizado 400 accidentes y ha recuperado los cuerpos de 38 hombres fallecidos. “Lo hacemos para las familias. Para ellos, es un poco como leer un libro al que le falta la última página. Cuando encontramos los cuerpos, estamos escribiendo la página final para ellos.”


 El equipo excavó cinco metros de profundidad en un área de 100 metros cuadrados y ha recuperado secciones del fuselaje, la cabina, el tren de aterrizaje, una llanta, un paracaídas quemado, herramientas y municiones.

“El único recuerdo que tengo es el desmayo de mi madre cuando recibió el telegrama diciendo que se estaba desaparecido”. Dijo Hazel Snedker, hija del sargento Foster.

Lugar del siniestro
Crédito: telegraph

La Embajada Británica en Berlín ha sido informada del descubrimiento. Se cree que los restos de los hombres serán enterrados en único ataúd en una tumba individual en el cementerio de la Commonwealth War Graves en Alemania.

“Creo que es justo que comparten la misma tumba Estos hombres volaron juntos y murieron juntos. Ahora debe descansar juntos…” dijo Benkel.

Fuentes: telegraph.co.uk


En colaboración con iHistoriArte| Dave Meler

Síguenos también en: Facebook, Twitter o Google+
Otras noticias que te pueden interesar
Un U-Boat en las costas de Estados Unidos

El futuro llega a la arqueología del pasado