tondodoni

Esta vez nos trasladamos a los bellos paisajes de la Toscana y nos adentramos en el Renacimiento más puro del S.XV en Florencia, la cuna del Arte con mayúsculas. El lugar donde se reunieron los mejores artistas de todos los tiempos y en los que se reflejaron todos los demás, hasta nuestros días.

toscana

Podría parecer exagerado, pero pienso firmemente que así ha sido. Después de los periodos del antiguo arte clásico, Europa se inundó de una corriente austera, dogmática, religiosa y oscura del  Románico, a pesar de que también nos dejó maravillosas obras. Podríamos decir que en el  Gótico la religión se transformó en luz, pero fue con el Renacimiento italiano cuando el artista tomó conciencia que lo era. Una persona reconocida, valorada y apoyada. Y lo más importante: llegó el arte humano. Con ello me refiero a la necesidad de expresar emociones, cuerpos sin censuras, otros valores contrarios a la doctrina religiosa imperante.

En este contexto, un día 6 de marzo de 1475, nació en Caprese (pueblecito de la Toscana) Miguel Ángel Buonarroti, hijo de la familia Buonarroti Simone, que desde pequeñito estuvo en contacto con maestros de la talla del mármol, en Settignano, así no es de extrañar que, posteriormente él se convirtiera en el escultor de piezas referentes en la historia como el David, la Piedad, el Moisés…

Sin embargo fue Florencia la ciudad que le vio madurar y para la que trabajó bajo el mecenazgo de la familia  Médicis, en su época más feliz. Posteriormente tuvo encargos como el que le propuso en Papa Julio II, para que pintara la Capilla Sixtina, que supuso un gran sufrimiento para el artista, ya que, en realidad no le gustaba pintar. Su naturaleza era la escultura.

creacionsistina

Es por ello que Miguel Ángel tuvo durante su vida una lucha interna entre lo que era y lo que quería ser. Sobre todo después de conocer a su discípulo Tommaso dei Cavalieri, por el que sentía una atracción especial, que no le estaba permitida, debido a su convicción religiosa.

Quizás por ello, por sus contradicciones, fue capaz de plasmar en toda su obra una fuerza voluptuosa, que nos deja conmovidos, proyectando esa dicotomía, que se traduce en belleza pura.

Los Cautivos

Si nos damos una vuelta por Florencia, siguiendo los pasos de su obra, es imprescindible comenzar por la Galería de la Academia. Allí, su obra magna “El David”, puede hacernos una idea de la personalidad del artista. Pero, sin duda alguna y particularmente, “Los Cautivos”, son las esculturas que le definen. Bloques de mármol de Carrara, escogidos por él y todavía sin terminar, nos revelan su alma atrapada en la piedra y pugnando por salir. ¡Son incríbles!

A continuación podemos hacer una visita a la Casa Buonarroti, palacio familiar, convertido en museo, donde se exponen obras como el relive “La Batalla de los Centauros”. En el Palazzo Vecchio, situado en la Piazza della Signoria, veremos la escultura “El Genio de la Victoria” y en la Galería degli Uffizi, la pintura del “Tondo Doni

MIE11044

En la Basílica de San Lorenzo tenemos las esculturas grupales hechas para las tumbas de Julián y Lorenzo de Médici, además de la maravillosa escalera y vestíbulo de la Biblioteca Laurenziana.

Hay muchas más obras que podemos ir descubriendo poco a poco, mientras nos acercamos a la Basílica de la Santa Croce, lugar donde está enterrado Miguel Ángel, para rendirle un homenaje. Y no deberíamos dejar la ciudad sin recorrer el famoso “Corridoio Vasariano”, en honor a la familia que, a pesar de las “corruptelas” propiciadas por la convulsa situación política del momento, supo tener la sensibilidad para arropar a todos los artistas renacentistas que tanto nos han marcado.

corridoio

Me gustaría, ahora, finalizar con un pequeño texto, escrito por el mismo Miguel Ángel:

Vivo para el pecado, vivo muriendo; mi vida no es mía, es del pecado; el bien me viene del Cielo y el mal de mí mismo, por este querer incierto que me ha abandonado

Si vais a Florencia estas vacaciones… ya sabéis: ¡disfrutad de la estancia!

En colaboración con iHistoriArte| Little Lottie

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse

Bibliografía| Néret, Gilles: Miguel Ángel – Editorial Taschen 2000. Gombrich, E.H.: La Historia del Arte – Editorial Random House Mondadori, S.A. 2003. Vasari, Giorgio: Las Vidas – Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S.A.) 2004.

Fuentes| http://www.firenzeturismo.it/ http://www.polomuseale.firenze.it/musei/?m=vasariano http://www.arqfdr.rialverde.com/6-Renacimiento/buonarroti.htm http://bajoelsignodelibra.blogspot.com.es/2010/05/tomaso-cavalieri-la-pasion-de.html http://www.viajejet.com/galeria-de-la-academia-%E2%80%93-florencia/ http://buonarroti-miguelangel.blogspot.com.es/2010/02/desnudos-o-ignudi-iii.html http://www.tuscanytravels.info/toscana-es/index.asp http://www.museumsinflorence.com/index.html

Nota: Para los créditos de las fotos:  pinchad en ellas y se abrirán los enlaces.