Mito de origen del Reino de Aragón

Mito de origen del Reino de Aragon

El árbol de Sobrarbe

Garcí Ximenez realidad o leyenda

“…después de la perdida de España habiendo recobrado Ainsa, y acometido a los moros, como  en el principio de su empresa viesse un celestial señal de una cruz roxa sobre una encina, como fixada en su escudo, triunfando gloriosamente de los moros, mereció ser digno del nombre de Rey. Y por tal fue de todos aclamado, y el primero Rey de Sobrarbe.”

Gerónimo Blancas.

Escudo de Sobrarbe
Crédito: Wikipedia
LOS MITOS Y SU FUNCIÓN HISTORIOGRÁFICA

Tras la caída del Imperio Romano de Occidente y la posterior llegada, de los musulmanes, a la Península Ibérica, nos encontramos con un período cubierto de una neblina que, genera muchos claroscuros en la historia general de la época.

Éste período de oscuridad cultural, será el caldo de cultivo de muchos mitos fundacionales que han llegado hasta nuestros días. Y que han servido a los historiadores para desgarrar entre realidad y leyenda hechos históricos que nos permitan conocer un poco mejor nuestro pasado.

Como bien dice Antonio Peiró, todos los mitos fundacionales o referentes a momentos concretos, donde la voluntad colectiva se manifiesta en defensa de un pueblo,  servirán de instrumento de cohesión de una sociedad, ya que afectan más a los sentimientos que a la razón. No será de otro modo con el caso que nos ocupa.

El mito no pretende ser historia. Su principal función es la de ser reconocido colectivamente. Y una vez formulado y aceptado como tal, se convierte en parte de la historia.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

La escasez documental hace que conozcamos relativamente mal el proceso de ocupación musulmana del Valle del Ebro. Una larga tradición historiográfica, encarnada en el riguroso historiador Francisco Codera, afirmaba a principios del siglo XX que, los musulmanes nunca ocuparon las tierras pirenaicas. Sin embrago como bien demostró  Antonio Ubieto, la tradición estaba errada.

La ocupación musulmana no es sinónimo de islamización, que fue tardía e incompleta. Fue más bien un sometimiento y aceptación por parte de los pobladores de la zona pirenaica, que de forma pacífica toleraron el nuevo orden establecido. Un nuevo orden al que pagaban sus tributos, aunque conservaban su propia organización y estructuras. No se puede hablar pues de ocupación militar o de repoblación musulmana. El débil control musulmán propició el nacimiento de núcleos cristianos, política y militarmente muy débiles. La escasa documentación existente y las dificultades para su análisis han provocado interpretaciones divergentes sobre cuáles son estos núcleos. Esto demuestra las dificultades del historiador, para investigar sobre una época en la que la documentación es insuficiente y, a menudo, contradictoria.

LA LEYENDA

San Juan de la Peña
Crédito: David Melero
En torno al monte Pano, tras la llegada de los musulmanes, se habían concentrado trescientos caballeros cristianos. Ante la necesidad de organizarse, acudieron a pedir consejo a los hermanos Félix y Voto, fundadores del Monasterio de San Juan de la Peña. Éstos les aconsejaron la elección de un rey, que debía compartir con ellos el gobierno del reino.

El primer rey de Sobrarbe, Garcí Ximénez de sangre real goda, camino de su primera batalla a la conquista de Aínsa, tuvo una visión: levantó los ojos al cielo y vio una cruz roja sobre una carrasca. Tras la victoria acudieron al reino muchos extranjeros y salieron de las montañas muchos cristianos escondidos en cuevas y montes. La visión dará origen al nombre del reino, Sobrarbe, que significa: “sobre el árbol”.

Sierra de Guara
Crédito: Wikipedia
Al revisar el mito, debemos analizar ambos elementos por separado, el árbol y la cruz. En cuanto a los árboles se refiere, y en especial robles y encinas, son elementos representativos de una divinidad o se encuentran en relación con ella, sobre todo entre los pueblos indoerupeos. Los celtas veneraban a un Zeus cuya imagen es una elevada encina. Asociados con el roble se encuentran el germano Thor, el celta Sucellos, o el eslavo Perun. Según James George Frazer, teoriza, sobre la posibilidad de que esta conexión divina se deba a la mayor probabilidad de los robles de recibir un rayo. Lo que llevaría a estas culturas a asociar sus divinidades con dicha especie arbórea. Relación, que se ve continuada, en la importancia de los elementos líticos en la religión romana. Para los druidas celtas:

“La encina es el árbol que ellos eligen para los bosques sagrados, y no hacen ninguna ceremonia sin su follaje. Es sabido que guardan todo lo que se posa sobre éstos árboles como enviado del cielo, viendo en ello un signo de lo divino.”

Plinio el Viejo, Historia Natural

Sucellos
Crédito: Wikipedia
En definitiva el árbol es la imagen de Dios y la aparición de la cruz celestial sobre él, no hacía sino, cristianizar e integrar un culto muy anterior vinculado a una divinidad guerrera. No sólo es la representación de la divinidad, sino que representa el enlace entre la tierra y el cielo. Esta creencia de influencia germana, sitúa el ‘Árbol de Sobrarbe’, no en el centro del mundo, pero si como elemento central del Reino de Sobrarbe. Es el que explica su origen y le da nombre.

En cuanto a la cruz roja es el símbolo por excelencia de la religión cristiana y, su presencia está más que justificada en el contexto histórico. En lo referente al color, se especifica el rojo, que según G.Dumézil en las sociedades antiguas indoeuropeas representa la fuerza guerrera, la sangre. Además está asociada a Marte, el planeta rojo y el dios romano de la guerra.

La presencia de la cruz roja sobre la encina hace alusión a la victoria militar de la religión cristiana sobre los cultos tradicionales. Y por lo tanto, el conjunto, más que hacer referencia a una victoria sobre tropas musulmanas, haría referencia a la necesidad del apoyo del Dios cristiano que, se sobrepone a los antiguos cultos, como único elemento capaz de avalar la victoria.

San Juan de la Peña
Crédito: David Melero
Junto a éste, nos encontramos con otros mitos pirenaicos, que dan justificación al origen del reino de Aragón, como los de: la creación del monasterio de San Juan de la Peña; la cruz de Iñigo Arista, el de Sancho Abarca o la creación de los fueros de Sobrarbe… mitos que en el siglo XV sirvieron a la nobleza aragonesa para justificar su posición de igualdad, ante los castellanos, tras la unificación de ambos reinos. Unos mitos que establecían un origen comparable al del reino castellano, y que nos sirven a los historiadores para esbozar, un ligero trazo de nuestro pasado. Un borroso pasado, que deberemos ir desgranando de entre mitos y leyendas. Dando así, claridad a nuestro origen, lo que nos ha de permitir caminar firmes hacia nuestro futuro.

BIBLIOGRAFÍA:

Peiró Arroyo, A., El Árbol de Sobrarbe, Litocián, 2005, Zaragoza.

Gutiérrez Lera, C., Breve inventario de seres mitológicos, fantasticos y misteriosos de Aragón, Prames, 1999, Zaragoza.

Lacarra, J.M., Aragón en el Pasado, Espasa-Calpe, 1998, Madrid.

Durán Gudiol, A. Ramiro I de Aragón, Ibercaja,1993, Zaragoza.

Banner suscripción newsletter traición del rey largo

Publicaciones recientes

Principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
Un deseo… que el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022 le sea otorgado a la infancia.
La tiranía de Pisistrato. Atenas, cuna de la democracia (2)
Plutón ya no es lo que era…
Nuevos hallazgos sobre la plaga de Justiniano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.