Hispano-Suiza (1904-1936)(Part. 2/2)

HISPANO-SUIZA

La Escuadrilla las Cigueñas. Credito: wp.scn.ru-chaudron-Graphique
La Escuadrilla las Cigueñas.
Credito: wp.scn.ru-chaudron-Graphique

Repasando la historia de la marca, descubrimos que era bastante apreciada por la aristocracia y realeza del momento. Incluso Alfonso XIII era un gran admirador de la marca, por su trayectoria deportiva, y poseedor de bastantes unidades. El monarca llegó a adquirir 250 acciones de la compañía que le otorgaban el 8% de la marca.

En el año 1905 el monarca español condujo un modelo de 20 cv y 4 cilindros, que posteriormente en el año 1907 adquirió.  Llegó a afirmar ”que era el único automóvil de lujo que no se conducía como un camión”.

La estrecha relación entre la Hispano-Suiza y el monarca, llevó a la marca a estar en boca de la alta sociedad como referente de coches fiables, elegantes y potentes.

La Sagrera  Credito: todocoleccion
La Sagrera
Credito: todocoleccion

A partir de 1906 la Hispano-Suiza se presentó a los salones más importantes del automóvil mundial en París y Londres.  Donde recibieron una gran acogida social por su belleza, características y diferencia con las demás marcas punteras del momento.

En ese mismo año, llegó una ampliación de capital de 1.500.000 de pesetas, que ayudó a la construcción de una nueva fábrica en  “la Sagrera” en Barcelona. Un terreno mucho más grande y perfecto para seguir la fabricación de nuevos modelos. Aumentando la producción para satisfacer la demanda de más clientes.

El Rey Alfonso XIII solicitó al ingeniero Birkigt, la fabricación de un modelo deportivo basado en los pequeños coches de carreras de la marca.  Así nació un vehículo de 15/45cv, un deportivo muy querido y denominado “Alfonso XIII” en honor al monarca español.  Un vehículo ligero, potente y estable; algo raro en los vehículos de la época.  Ganando carreras importantes en el ámbito de la competición de por entonces como el Grand Prix de Oostende y Boulogne.

Transportes H-S Altoaragoneses Credito: camionesclasicos
Transportes H-S Altoaragoneses
Credito: camionesclasicos

En 1909, se creó un departamento nuevo destinado a la fabricación de vehículos para el transporte público, acelerando así la creación y nacimiento de muchas empresas de transporte.  Todas las empresas nuevas deberían de llevar en su razón social, el nombre de Hispano-Suiza; de esta manera Hispano-Suiza Alto-Aragonesa, etc..

En 1910, la empresa tuvo problemas con huelgas internas por parte de los trabajadores especializados.  A raíz de ese momento la empresa decidió trasladar parte de la producción a tierras francesas cerca de París  donde había empresas auxiliares y mano de obra cualificada. De forma continua y progresiva el ingeniero Birkigt, llevaría la implantación total de la nueva fábrica, superando la producción de su original fabrica de Barcelona ya en 1912.

Tras el segundo traslado de ubicación, a territorio vecino, comenzaba la fabricación en serie del modelo Alfonso XIII. Un vehículo con 16 válvulas de color plateado y carrocería de aluminio, denominado “la Sardina”.  La producción tuvo que pararse por el inminente comienzo de la Primera Guerra Mundial.  Este vehículo está considerado como el primer deportivo de la historia.

La Sardina Credito: goudronnage
La Sardina
Credito: goudronnage

En 1914 estalla la guerra, la producción de automóviles se paraliza por orden del ministerio  de la guerra, que necesita abastecer a los aliados de motores para los aviones.  Los aliados pudieron comprobar que los motores construidos por Hispano-Suiza, eran notablemente superiores a los que ya disponían, y además en su construcción emplearon aluminio, lo que significaba menor peso e igual potencia.

Los motores diseñados y construidos por Birkigt, eran motores V8 de 140 cv. Se llegaron a construir 49.893 motores para aviones.  La marca nunca dejó de fabricar motores para aviones, es más; era al final la mayor fuente de ingresos para la empresa.

Hispano-Suiza, se vio desbordada de tal manera por la gran cantidad de pedidos, que tuvo que vender licencias a muchos países aliados, para que ayudaran a la fabricación.  Estados Unidos, Italia, Francia, Japón, Reino Unido, Rusia, etc….

El fin de la Primera Gran Guerra dejaba en unas condiciones económicas bastante favorables a Hispano-Suiza.  El gobierno francés en 1920 intentó aprovecharse de ello, lanzando un impuesto económico hacia la fábrica sita cerca de París.  Los españoles se defendieron citando el tratado de 1862 entre las dos naciones, que decía: “que ninguna empresa española ubicada en territorio francés pagaría ningún impuesto”.

En este conflicto acabaron enfrentados ambos gobiernos y finalmente la razón acabó del lado español gracias a la sentencia de un ex presidente de la Confederación Helvética.  Dicho acuerdo obligaba a que la sucursal francesa funcionara de forma autónoma, con financiación española en su mayor parte en los primeros momentos. Posteriormente las ampliaciones de capital y personal acabarán siendo en su mayor parte de origen francés.

La Societé Française Hispano-Suiza, S.A., era la sociedad autónoma que dirigía el rumbo de la sucursal francesa, la cual tenía el poder de utilizar las patentes y la marca Hispano-Suiza en su favor.

Hispano_Suiza  Crédito: autoclasico
Hispano_Suiza
Crédito: autoclasico

En 1915 y gracias a las ganancias que supuso la alta producción de motores de aviones durante la guerra, se amplió La Sagrera y se construyó una nueva fábrica para elementos auxiliares en la localidad de Ripoll. A partir de ahí empezó a aparecer el nuevo emblema de la marca las banderas cruzadas de Francia y España, junto con una cigüeña.

El famoso emblema de la marca, se erigió en homenaje a un héroe de la aviación francesa, que pertenecía a la Escuadrilla de las Cigüeñas en la primera guerra.  Eran los mejores, los ases del aire franceses, los aviones que pilotaban llevaban motores V-8 Hispano-Suiza, y en el lomo del avión llevaban dibujado el perfil de una cigüeña en vuelo.

La primera vez que se vio la Cigüeña plateada fue sobre el radiador del nuevo modelo H6B, un modelo con muchas novedades, entre las cuales destacaba la inclusión de unos frenos servo-asistidos. Las grandes marcas de coches quisieron comprar la patente, porque veían que era una solución excelente para poder frenar vehículos de gran peso.

Hispano H6B Credito: hispanosuiza.webcindario
Hispano H6B
Credito: hispanosuiza.webcindario

Ya en 1920 se realizó el diseño de un nuevo chasis para el modelo H6B, que además llevaba un motor de 6 cilindros de 6,6 litros que alcanzaba los 150 km/h.

Ese mismo año por orden de los reyes de España, se inauguró otra fábrica en Guadalajara, para garantizar en todo momento motores, camiones y coches para el ejército español.

La nueva fabrica producía vehículos pequeños para uso civil, camiones y vehículos militares y ninguno de ellos salía con el emblema oficial de Hispano-Suiza.

Un año más tarde el mismísimo Alfonso XIII, ganaba la carrera de “la cuesta de las perdices” en Madrid rebajando el tiempo récord del circuito con su vehículo H6.

Mientras tanto en el resto del mundo, las unidades vendidas fuera de España, seguían ganando carreras y batiendo records, y elevando su fama incluso por encima de las mejores marcas.  Las patentes se distribuyeron por todo el mundo, países como Argentina y Checoslovaquia montaban unidades del H6C, esta última bajo la marca de Skoda.

Los clientes eran de diversos estatus, desde reyes del mundo hasta las burguesías y los altos cargos financieros. Casi todas las casas reales del mundo adquirieron un Hispano-Suiza, la marca digna de los dioses.

En 1931 nace el verdadero buque insignia de la Hispano-Suiza por su tamaño y prestaciones. El J12 fabricado en Francia, montaba un motor silencioso de 12 cilindros 9500 cc y 220 cv, alcanzaba la velocidad de casi 180 km/h y aceleraba de 0-100 en 12 sg. 

Ya en 1938 cierra la fábrica de Hispano-Suiza en Francia, creando entonces el ingeniero suizo con su hijo, una nueva empresa en Suiza.  La Hispano-Suiza Suisse.

La actividad de la marca durante la guerra civil española, estuvo llena de acontecimientos.  Para empezar el exilio del monarca Alfonso XIII, llevó al cambio de los colores del emblema de Hispano-Suiza, a los tres colores de la república. Se fabricaron numerosos modelos, entre ellos: el tipo 60 de 20 cv, el T64 de 6 cilindros, el 56 bis, T60 el único fabricado no diseñado por Birkigt, T60 RL, T60 RLA. A finales de 1935 fallece Damian Mateu, al que le sucedería su hijo Miguel, en un momento un poco delicado en el país.  El ejército se subleva contra el gobierno, en 1936 la CNT colectiviza la empresa y constituye los comités de los trabajadores. Los trabajadores de comités revolucionarios entran en la empresa y asesinan al administrador Lazaleta, entonces Miguel huye a Francia, desde allí prevé y construye una fábrica en Sevilla para la producción y reparación de los aviones utilizados por Franco.

Franco en su Hispano-Suiza Credito: foro.pieldetoro
Franco en su Hispano-Suiza
Credito: foro.pieldetoro

Final de la guerra, Franco victorioso entra en Madrid a bordo de un Hispano-Suiza J12, parcialmente descapotado.

Al acabar la guerra, la empresa se divide en tres departamentos, uno dedicado a la fabricación militar, otro para automóviles y camiones y un tercero con el nombre del hijo de Damian Mateu dedicada a la fabricación auxiliar de maquinas herramientas.

En aquellos momentos urgía la fabricación de camiones para ayudar a reconstruir el país, entonces se construyó el T66 G anterior al Pegaso I.  Por culpa de los altos aranceles que existían en la frontera para la exportación de automóviles y para importar materiales para su fabricación, el régimen franquista en 1946 obligó a los dueños de Hispano-Suiza a vender sus derechos al nuevo Instituto Nacional de Industria y así nacionalizar la marca. De esta venta nace Enasa, que adquirió las patentes y todas las fabricas de Hispano-Suiza; fabricando automóviles desde entonces como marca  Pegaso.

La influencia de las dos guerras, acabó definitivamente con la gran Hispano-Suiza que dejó de fabricar automóviles en 1945.

Actualmente, los vehículos de Hispano-Suiza son joyas muy cotizadas del automóvil solo al alcance de unos pocos, y muy admirados por el resto. Gracias al Grupo Peralada, la Hispano Suiza Fábrica de Automóviles, S.A. sigue activa, aunque no fabrique. En marzo de 2012 se subastó un modelo especial del Hispano-Suiza Alfonso XIII, en más de un millón de euros, de ese modelo sólo se fabricaron 4 unidades.

Fuentes| Wikipedia, hsypegaso.webcindario.com, autopasion18, pegasoesmicamion, talleresirescas, foro.pieldetoro

En colaboración con iHistoriArte| Jose Luis Hernández

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse

Banner suscripción newsletter traición del rey largo

Publicaciones recientes

Principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
Un deseo… que el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022 le sea otorgado a la infancia.
La tiranía de Pisistrato. Atenas, cuna de la democracia (2)
Plutón ya no es lo que era…
Nuevos hallazgos sobre la plaga de Justiniano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.