Los por qué de la Historia: Los deberes de los ciudadanos

Manolín. Ilustración: Pilar Cortés
Manolín. Ilustración: Pilar Cortés

Aquel fue un viernes raro, salimos pronto del cole porque era la fiesta no sólo en el cole por la tarde, sino también en el trabajo de mi padre. Cuando vino a buscarme al cole, no fuimos a casa como de costumbre, sino que nos fuimos a uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Fuimos corriendo, y mi padre, no sé por qué llevaba cara de pocos amigos. Iba hablando por lo bajo, pero no le entendía casi nada. Las únicas palabras que le entendía eran: deberes, deberes

Mientras mi padre seguí hablando sin responder a mis por qués sobre esos deberes, empecé a pensar que tal vez eran como los que nos ponen a nosotros en el cole, pero nunca he visto a mi padre ni a mi madre hacer deberes. Por muchas vueltas que le he dado no sé a qué se refiere mi padre con eso de los deberes, y en el caso de que existan quién es el que se los manda. ¡Estos mayores están locos y a mí me van a volver más todavía!

-“Papá, a dónde vamos?”-

Ayuntamiento. Ilustración: Pilar Cortés
Ayuntamiento. Ilustración: Pilar Cortés

-“Al Ayuntamiento, me tienen frito, todo deberes y de los derechos nadie se acuerda”- bufaba mi padre.

-“Papá ¿a tí también te han puesto deberes como a mí? ¡Jo, yo hoy tengo un montón! Mira que son pesados con tantos deberes, no nos dejan jugar…Papá, no quiero hacer deberes hoy, jo!”- Yo me quejaba de mis deberes, pero mi padre no paraba de protestar más que yo… y seguía hablando por lo bajini, como me decía él.

-“Sí, claro que tengo deberes, no hay otra cosa. Deberes y más deberes… Anda Manolín hazme un favor, no crezcas, sigue jugando… No crezcas es una trampa.-” Es que no entendía nada, que no creciera, pero si no paraba de repetirme que me lo tenía que comer todo para crecer… Eso sí que era una trampa.

-“Entonces papá tu también tienes deberes ¿y cuáles son esos deberes?, ¿también tienes deberes de mates, lengua, ciudadanía…?”- pregunté muy intrigado.

-“Claro, Manolín. Mira el primer deber que tengo para con España es defenderlo como país. Es decir que si en un determinado momento, ¡Dios nos libre!, hay una guerra tendríamos que alistarnos y defender España de los enemigos.”-

-“¿Una guerra? Papá, no me gustan las guerras y no me gustaría que tuvieras que ir a una ¿dónde me quedaría yo? ¿con los abuelos? Si es así, entonces no me importaría. Oye y ¿qué más deberes tienes?”-

-“Sí, tú no te preocupes que no va a haber ninguna guerra, pero ése es el primer deber que todo ciudadano tiene con España. El segundo reconocido es el deber de trabajar y como consecuencia el derecho al trabajo. Aunque eso hoy, Manolín, más que un derecho es un privilegio.”- Me contesto mi padre mientras íbamos cruzando la plaza donde está el Ayuntamiento.

-“Ya, pero papá si es un deber es para todos, ¿no? ¡Jolín que lío llevo, esto de los derechos y deberes es un lío!”-

-“Claro hijo, es para todos, pero ahora como estamos en crisis y lo primero que se ha recortado es el trabajo, pues entonces no es para todos. ¿Es lioso? Si quieres cuando lleguemos a casa te pinto un resumen  en tu pizarra como cuando te explico cosas del cole, ¿quieres?”- Mi padre me miraba mientras yo intentaba aclararme de todo lo que me había explicado… Un auténtico lío, sí señor.

-“Bueno, Manolín, ahora tienes que estar calladito porque papá, tiene que hacer los deberes de matemáticas, ¿estarás calladito unos minutos?”- me preguntó mientras hacía un gesto con el dedo en los labios señalándome que me tenía que callar.

Así que me callé, mientras estábamos en una cola esperando. La verdad es que no sé cómo podía hacer allí los deberes con tanta gente alrededor. Miraba a todo el mundo porque quería saber quién era el profesor que le había mandado los deberes. Unos minutos más tarde, mi padre estaba frente a una señora que le dijo que tenía que volver otro día. No sé qué le dijo, sólo sé que mi padre salió muy enfadado y con ganas de irse a la guerra con ella. Me miró serio y me dijo:

Constitución Española. Ilustración: Pilar Cortés
Constitución Española. Ilustración: Pilar Cortés

-“Manolín nuestros deberes tienen que ver con pagar, pagar impuestos ¿para qué sirven? Pues en teoría para pagar las carreteras, los hospitales, la sanidad… Pero resulta que sólo pagamos los de siempre, hijo. Pagar los recibos de la luz, el impuesto sobre el patrimonio, de circulación… Deber es igual a pagar. ¿Ves este edificio tan grande? Pues lo hemos pagado entre todos. Así funciona el sistema. Siempre teniendo la Constitución Española por montera”-

-“¿La Constitución? ¿Qué es eso, papá?”- Pregunté un poco miedoso. Sabía que mi padre no estaba de humor.

-“Vámonos, en casa te lo explico”- Contestó como si le hubiera hecho la peor de las preguntas. Me estaba dando miedo.

Al llegar a casa, mi madre me preparó mi bocata de chocolate y cuando estaba sentado en el sofá azul, apareció mi padre con la pizarra. Empezó a hablar que parecía una cotorra.

Poderes. Ilustración: Pilar Cortés
Poderes. Ilustración: Pilar Cortés

-“Vamos a ver, como ya hemos hablado, tenemos derechos, deberes, obligaciones y libertades. Éstas están recogidas en la Constitución Española, que no es otra cosa que la máxima ley elaborada por los ministros y firmada por el Rey. Ley que todos tenemos que cumplir tanto los ciudadanos como tú y yo, como los poderes públicos ¿qué son? ¿Te acuerdas? Poder judicial con los jueces, poder legislativo con el Congreso y el Senado y poder ejecutivo con el Gobierno.”- Al tiempo que hablaba iba dibujando en la pizarra, haciendo un esquema de esos que tanto le gustan para explicarme las cosas.

-“Vale, papá, me ha quedado todo muy claro. Pero no te olvides que un día me dijiste que me ibas algo del abuelo.” -Decía yo mientras mi padre arrugaba la frente sin entender lo que le decía. –“Que sí, algo de una lucha o algo así. ¿No te acuerdas?”- Entonces mi padre abrió la boca como si fuera a comerse una mosca y dijo:

-“Ah, ya sí la lucha que la generación de tu abuelo hicieron para alcanzar los derechos y libertades que te he explicado y que en teoría tenemos… En fin, Manolín. Esto ya es otra historia que te contaré otro día, ¿vale?.”

-“Vale, ¡¡pero no vale hacerse el loco…jejeje!!”- Me reí mientras recogía todos las pinturas en la caja de las pinturas.

Bibliografía| VV.AA, Constitución Española. Madrid 1978. Editorial: Secretaría General del Senado. Dirección de Estudios.

Texto e ilustraciones| Pilar Cortés

En colaboración con iHistoriArte| Pilar Cortes

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse

Banner suscripción newsletter traición del rey largo

Publicaciones recientes

Principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
Un deseo… que el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022 le sea otorgado a la infancia.
La tiranía de Pisistrato. Atenas, cuna de la democracia (2)
Plutón ya no es lo que era…
Nuevos hallazgos sobre la plaga de Justiniano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.