Científicos británicos hallan en Rusia y Suecia los antecesores primitivos de las redes sociales (facebook, twitter, linkedIn…).

Estos dibujos prehistóricos del Neolítico representaban el análogo de las actuales redes sociales con una línea de tiempo o “cronología”de miles de “tweets”“actualizaciones”…. Se trata de dos áreas de arte rupestre que contienen más de 3500 imágenes. Se encuentran en Zalavruga ‒Rusia‒, la mayor área de arte rupestre del mar Blanco, y en la provincia sueca de Nämforsen.
Mar Blanco
Crédito: Wikipedia Commons
Según las arqueólogos, las pinturas eran utilizadas por los hombres del Neolítico como medio de comunicación entre tribus a modo de ‘muro’. Se trata de una forma de compartir conocimientos, consejos o incluso habilidades de supervivencia.

Durante siglos las comunidades prehistóricas acudían a estas zonas para compartir sus experiencias a través de las pinturas. Manteniendo de esta forma una comunicación constante entre individuos.

Así, Marcos Sepwell, arqueólogo de la Universidad de Cambridge, está seguro de que: “Al igual que hoy, las personas siempre querían sentirse conectadas unas con otras, y antes de la llegada de la escritura a las sociedades primitivas tuvieron que expresar su individualidad a través de las pinturas rupestres”, afirma.“Como un estado en Facebook que invita a la discusión, el arte rupestre invita a comunicar y también está abierto a comentarios”, precisó el arqueólogo.

Crédito: M Sepwell
Con el paso del tiempo el arte rupestre se hizo “móvil” pasando a decorar utensilios y herramientas, convirtiéndose así en un medio de expresión, a modo de tweet… Algunos de esos artículos se pueden encontrar en las orillas de los ríos cercanos a estas zonas.

 «A pesar de que este arte rupestre se hallaba documentado desde el año 1900, el modelo informático ha permitido una mirada única e interesante de como estas imágenes se han organizado y se acumulan con el tiempo«, dijo Sepwell tras analizar las pinturas con el ordenador.

Esta “biografía” primitiva muestra animales, personas, barcos, escenas de caza, incluso centauros y sirenas muy tempranas. Resultado de la interacción de generaciones de tribus semi-nómadas que aprovechaban puntos muy visibles para expresarse a través del arte. Los viajeros que transitaban esas zonas eran testigos de sus huellas añadiendo su propia marca.

Crédito: M. Sepwell
«El arte rupestre que vemos hoy es el resultado de la culminación de muchos actos repetidos de talla, cada uno respondiendo al otro a través del tiempo. Al igual que un estado de Facebook, invita a formular comentarios«, dijo Sapwell.

Aunque lo más frecuente es encontrar expresiones con una o dos figuras, también podemos observar composiciones de hasta 500 imágenes, que presuponen una mayor respuesta o conversación entre personas.

Crédito: M. Sepwell
 «Las adiciones a estas obras eran réplicas exactas, sellos de aprobación, un primitivo ‘me gusta'», dijo Sapwell. «Una parte interesante del estudio es que la popularidad de estas imágenes cambia a lo largo del tiempo. En Nämforsen se observa el cambio de imágenes de alces a barcos, como si el tema ‘para hablar de’ pasara de la tierra al agua«, añadió Sapwell al respecto.


Fuente: discoveynews y archeorama