CARLOS II, EL HECHIZADO

Sección: ‘PekeHistoria’
Serie: ‘niños rey’
 
CARLOS II, EL HECHIZADO
El reinado del último Austria.
A través de la historia, y de manera frecuente, el destino de un país y su corona han quedado a merced de los caprichosos designios de un ‘niño rey’. Recordemos que algunos monarcas fueron coronados cuando en realidad su edad solo les permitía estar lactando o a lo mucho jugando. Ser nombrado monarca a tan tierna edad, en la mayoría de los casos, afectaba  a la personalidad del infante. Iniciaré mi serie ‘niños rey’ con esta peculiar historia del que fuera rey de España.
Retrato de Carlos II
Crédito: Wikipedia Commons
Carlos IInació el 6 de noviembre de 1661 en el antiguo Alcázar de Madrid, fruto de la unión entre Felipe IV y Mariana de Austria. Fue el último rey de España perteneciente a la dinastía de los Austrias.
Nació con una serie de malformaciones y taras: tenía costras en la cabeza, que a su vez era demasiado abultada para su corta edad; padecía de heridas y flemones en la boca; supuraciones y llagas en la zona del cuello y un color verdoso que denotaba una salud débil.
Desde sus primeros años de vida dio muestras de debilidad, escasa inteligencia y abundantes problemas de salud, como la impotencia. Que lo convertían en una persona completamente incapaz para el gobierno.
El rey ordenó que cuando fuese necesario mostrarle en público, por orden de protocolo, se le arropara con telas, sedas y encajes de alta calidad. Hasta tal punto, que si se le veía la cara fuese lo menos posible.
Mª Engracia de Toledofue aya del príncipe, junto con veinticuatro nodrizas encargadas de cuidarlo y amamantarlo. Las cuales prolongaron su periodo de lactancia hasta los cuatro años. A lo largo de ese tiempo demostró una salud endeble: no sabía hablar, sufría frecuentes catarros y diarreas, no progresaba a pesar de los múltiples cuidados ni de la medicina aplicada. Otro grave problema era su escasa musculatura que no le permitía sostenerse en pie. Fruto de un posible raquitismo carencial por la falta de vitamina D. Agravado ya que apenas paseaba al aire libre, por temor a los enfriamientos. Durante esos cuatro intensos años no hizo otra cosa que no fuese gatear, solo se mantenía recostado sobre almohadones.
Como patología infecciosa diremos que además de los procedimientos bronquiales, a los seis años padeció sarampión y varicela; a los diez rubeola y a los once viruela. Además de ataques epilépticos hasta los quince, y que volvería a repetirse al final de su vida. Achacados al trauma infantil de haber visto la momia de su padre. Carlos II se caracterizó por su falta de higiene personal, posible motivo de enfermedades e infecciones.
Sin duda lo más preocupante era su escaso desarrollo intelectual.
Retrato de Carlos II
Crédito: Wikipedia Commons
La debilidad mental de Carlos II le impidió comenzar a hablar de forma correcta hasta los diez años. Además nunca aprendió a leer o escribir correctamente. Teniendo en cuenta las intentonas que se hicieron al respecto, su madre optó por sobreprotegerlo. Mimándolo hasta el punto de no obligarle ni exigirle nada. Una de las pocas obligaciones impuestas, era la lectura durante una hora diaria. Incapaz de aprenderse sus propios reinos, a duras penas memorizó alguna de las oraciones impuestas por su devota madre. Sin embargo destacó en la caza, una de sus grandes aficiones.
Una vez alcanzada la mayoría de edad, a los catorce años, Mariana de Austria consiguió que las Cortes mantuvieran su regencia dos años más. El retraso físico y psíquico de su hijo obligó a tomar esta decisión. Como si fuese consciente de su escasa capacidad intelectual y su precaria salud, mostraba poco interés en regir aquel vastísimo imperio. Carlos II fue proclamado rey en el año 1675 mermado física y mentalmente para el gobierno.
Maria Luisa de Orleans
Crédito: Wikipedia Commons
El rey padecía de esterilidad, condición provocada por una enfermedad genital, ya que solo tenía un testículo y era atrófico. Mª Luisa de Orleans, su primera esposa, afirmaba que el rey padecía de eyaculación precoz por lo que nunca pudo consumar sus relaciones sexuales. Después de un año de matrimonio, seguía siendo virgen. Durante los casi diez años que duro su enlace, la salud de su esposo fue deficiente. La pobre Mª Luisa, padeció de  cólicos y problemas intestinales constantes, a causa de las pócimas y alimentos fríos que se vio obligada a tomar para concebir hijos. Pues los médicos del rey no estaban dispuestos a poner en duda la virilidad del monarca.
El fallecimiento de su primera esposa le sumió en una profunda depresión que empeoró su estado de salud. Tanto, que a los treinta parecía un anciano de ochenta, con las rodillas y tobillos inflamados, prácticamente sin pelo (obligado a usar peluca), color amarillento, parpados enrojecidos y la mandíbula cada vez más acentuada. La idea de estar ‘endemoniado’ le torturaba hasta el punto de padecer alucinaciones. Convirtiendo su vida en un verdadero tormento.
En segundas nupcias casó con la princesa Mariana de Neoburgo, cuyo único merito era que sus padres habían tenido veintitrés hijos. A pesar de su valioso antecedente genético, no hubo manera de que llegase la deseada descendencia. Tampoco culminaron sus relaciones, ya que además de padecer eyaculación precoz era incapaz de engendrar.
Mariana de Neoburgo
Crédito: Wikipedia Commons
Pasó de la juventud a la senectud sin detenerse en la madurez.
En sus últimos días continuaba extenuado, respirando fatigosamente. Tras dos días en coma, precedidos de una fiebre muy alta, murió el 1 de Noviembre de 1700. Su autopsia reveló la presencia de un corazón muy pequeño, los pulmones corroídos, los intestinos putrefactos y gangrenosos y la cabeza llena de agua.
Enseguida se hizo público el estamento en el que nombraba sucesor al Duque de Anjou, el futuro Felipe V, pero eso será otra historia…
Bibliografía| Contreras, J., Carlos II el Hechizado. Poder y melancolía en la Corte del último Austria, ed. Temas de Hoy, Madrid, 2003.
Castillo, A., Carlos II: El fin de una dinastía enferma, Madrid, 2005.
En colaboración con iHistoriArte| Mar García
Síguenos también en: FacebookTwitter o Google+
Banner suscripción newsletter traición del rey largo

Publicaciones recientes

Principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial
Un deseo… que el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022 le sea otorgado a la infancia.
La tiranía de Pisistrato. Atenas, cuna de la democracia (2)
Plutón ya no es lo que era…
Nuevos hallazgos sobre la plaga de Justiniano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.