La leyenda del Puente Carlos en Praga

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Emperedaor Carlos IV y su esposa Blanca de Volois

La necesidad de un nuevo puente en Praga surgió tras la inundación de 1342 que destruyó el puente original de la ciudad. El puente de Judith, que unía la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña, por encima del río Moldava. Un puente de estilo románico que debía su nombre en honor a la esposa del rey Ladislao I. Así surgió el proyecto del «Puente Carlos en Praga»

En ese momento, el excéntrico emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos IV le pidió a su corte de astrólogos y numerólogos la construcción de un puente que durase 1000 años.

Puente Carlos en Praga
Crédito: W. Commons

Cuenta la leyenda…

Que tras encerrar en una sala, durante un día, a los más sabios de la corte, el emperador les pregunto cuáles eran sus conclusiones.  El consejo de sabios le respondió al emperador que habían soñado con una secuencia de números 135797531, con leche y huevos. 

Para los astrólogos y numerólogos estas visiones determinaban que la piedra fundamental debía ser erigida en 1357 el 9 de julio a las 5:31(1357/9/7/5/31 secuencia capicúa de dígitos impares ascendentes y descendentes, que se encuentra grabada en la torre de la Ciudad Vieja).

Y que además la argamasa debía ser fortalecida con leche y huevos para hacerla resistente a las crecidas del río.

La construcción fue supervisada por Peter Parler y dirigida por un «magister pontis», Jan Ottl.

Para sostener económicamente la obra se cobraban peajes, tarea que inicialmente estuvo a cargo de la orden religiosa de los Caballeros de la Cruz con Estrella Roja, y luego del ayuntamiento de la Ciudad Vieja (hasta 1815).

Aunque dicha leyenda no se ha podido corroborar científicamente estudios recientes realizados tras las inundaciones de 2002, muestran la presencia de elementos orgánicos entre la argamasa de los cimientos del puente.

Puente Carlos en Praga
Créditos: W. Commons

El Puente Carlos en Praga: estilo y decoración

La decoración del puente la completan 30 esculturas de estilo barroco que contrasta con el estilo gótico de la construcción. Dichas esculturas fueron realizadas entre finales del s. XVII y principios del s. XVIII. Y representan a diferentes santos y patronos de la época.

Entre las esculturas más notables, se cuentan las de Santa Lutgarda, el Crucifijo y el Calvario y la de San Juan Nepomuceno. También es conocida la estatua del caballero Bruncvík, a pesar de que no se halla en ninguna de las dos hileras principales a ambos lados del puente. Algunas de ellas encierran sus propias leyendas.

A partir de 1965, todas las estatuas fueron reemplazándose con réplicas, siendo exhibidas las obras originales en el Museo Nacional.

Hoy en día el Puente Carlos es el monumento más famoso de Praga y comunica la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana).

Los checos están seguros de que el puente por sí solo tiene un atrayente poder sobrenatural y cada una de las figuras barrocas allí presentes muestra su propia magia.

Autor | Dave Meler

Imágenes | W. Commons


No olvides suscribirte a nuestra newsletter o dejarnos tus comentarios si te ha gustado este post. Tu apoyo nos ayuda a seguir publicando.

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Publicaciones recientes

Las reformas de Solón. Atenas, cuna de la democracia (1)
La fiebre del tenis en el Renacimiento francés
Checkpoint Charlie: el «muro de la vergüenza»
Robert Hooke: el científico inglés que dominó la biología, la física y la arquitectura
La terrible obsesión de la reina Victoria por los fastuosos banquetes
Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.