“Legio XVII Classica” o la leyenda de la legión XVII

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Esculturas de la Legión XVII

Un día de primavera, haciendo una ruta en bici por la zona de Renfrewshire en Escocia, me encontré en medio de un camino alejado de cualquier pueblo, unas esculturas metálicas de soldados portando lanzas. Una de ellas sostenía un estandarte con el número romano XVII. Investigando descubrí que el artista las hizo en honor al pasado romano de la zona, eligiendo la legión XVII por su interesante leyenda.

Yo me pregunté, ¿cuál es la historia de la legión XVII?

Tres fueron las legiones romanas destruidas en la Batalla del bosque de Teutoburgo, de ellas, la XVII es la única que no se menciona en los libros, lo que provoca dudas sobre su pasado antes de la batalla, lo que sí es seguro es que, tras la fatídica fecha, ninguna legión volvió a llevar ese número.

El misterio de la legión XVII de Augusto reside en que su existencia en sí es hipotética, aunque hay datos que nos hacen casi asegurar su presencia, véase:

  • Las legiones de Augusto fueron numeradas desde la I a la XXII, sería raro que se hubiera obviado la XVII.
  • Durante la batalla de Teutoburgo tres legiones fueron destruidas, dos de ellas confirmadas, la XVIII y la XIX, lo más probable es que, aunque no este escrito, la XVII lo fuera también.
  • Ya habían existido con anterioridad legiones con el numero XVII en la época de las guerras civiles.

La Legio XVII se cree fundada entre los años 41 y 40 A.C.

Tras la batalla de Filipos (en la cual los asesinos de Julio César, Bruto y Cassio, fueron derrotados por las fuerzas de Marco Antonio y Octavio) que es cuando sus compañeras de muerte en Teutoburgo, la XVIII y XIX tuvieron su creación.

Su origen se atribuye a Octavio por la necesidad de generar unidades para poner fin a la ocupación de Sicilia por parte de Pompeyo Magno, que puso en peligro el aprovisionamiento de grano.

Las primeras unidades de esta legión fueron probablemente formadas por veteranos del ejército vencido en la batalla de Filipos, siendo posteriormente completada con tropas del norte de Italia.

Tras la derrota de Pompeyo, Octavio y Marco Aurelio iniciaron una guerra sin cuartel que culminó con la batalla de Accio, en la que Octavio ganó y obtuvo la supremacía en el Mediterráneo. A partir de ese momento sería conocido como el emperador Augusto (Octavio Augusto).

Hay datos que hacen pensar que tras la batalla de Accio se estableció la XVII en Aquitania (Francia) moviéndose más adelante junto con la XVI Gallica y la XVIII hacia el Rin. Definido por César como la frontera entre la civilización y los bárbaros del norte. Allí tomaría parte en las campañas de Germania bajo el mando de Publio Quintilio Varo, gobernador de Germania, puesto por Augusto para realizar su sueño de ampliar las fronteras desde el Rin hasta el Elba.

Roma llegó a alcanzar este último río haciendo alianzas entre los pueblos bárbaros consolidando a la par una vasta red de fuertes defensivos.

Una de esas alianzas fue la realizada con el jefe de la tribu de los Cheruscos, Arminio, que se acabó convirtiendo en uno de los mayores aliados de Roma hasta su traición.

Mapa del Imperio Romano y sus legiones
Créditos: W. Commons

Todo sucedió en el otoño del año 9 D.C.

Las tropas de Varo se estaban preparando para la vuelta a los campamentos de invierno a orillas del río Rin. Arminio anunció ante Varo la revolución de una tribu Germana, convenciéndole de sofocarla tomando un atajo a través del bosque de Teutoburgo. Varo, conocedor de la fidelidad del ciudadano romano Arminio, ni siquiera envió ojeadores y accedió a atravesar el bosque, cayendo en la trampa organizada por este último. 

En Teutoburgo les esperaban varias tribus que aniquilaron a las legiones romanas. Arminio, conocedor de las fortalezas y debilidades del ejército romano, eligió un punto de emboscada junto a un pantano que cortaba toda posible retirada de los romanos.

Las tres legiones fueron aniquiladas. Muriendo en el bosque entre 15.000 y 20.000 hombres sin contar civiles, siendo uno de los mayores desastres militares de la historia de Roma.

Al ejército romano le tomó seis años volver al campo de batalla. Allí encontraron, según las fuentes, un panorama desolador. Huesos de caballos por todas partes y calaveras de soldados aún clavadas a los árboles.

Cada unidad portaba el águila de la legión, el estandarte sagrado, perderlo era un deshonor. Los tres “aquilas” consiguieron ser recuperados durante los reinados de Tiberio y Calígula.

Después del desastre de Teutoburgo, los romanos nunca numeraron con el XVII, XVIII y XIX a una legión de nuevo.

El emblema de la legión XVII es desconocido.

Autor | Fran Galindo

Imágenes | W. Commons, Fran Galindo (@scotland_in_my_pocket)


No olvides suscribirte a nuestra newsletter o dejarnos tus comentarios si te ha gustado este post sobre el huso horario internacional. Tu apoyo nos ayuda a seguir publicando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: DM SEO Social Media OÜ
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

 

Publicaciones recientes

Robert Hooke: el científico inglés que dominó la biología, la física y la arquitectura
La terrible obsesión de la reina Victoria por los fastuosos banquetes
Vikings, el inicio de la denominada “era vikinga”
Plasmando ilusiones: el mundo de los patrones de Escher
Una vaca, un señor inglés y la primera vacuna
Comunidad iHA
Una apuesta digital por la historia
  • Responsable: David Melero, titular del davemeler.com
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@davemeler.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.